Las Palmas – Saint Lucia Dia 23 La llegada

Ya estamos en Rodney Bay, en Saint Lucia.

Esta noche hemos vivido una sucesión de chubascos y rachas de viento. Cada hora, por la radio VHF, el servicio de Salvamento Marítimo anunciaba vientos de fuerza 7 y olas de hasta 6 metros en el canal que separa Martinica y Saint Lucia.

Pero nosotros, por seguir la tradición, con la lluvia, el viento y las olas, hemos preparado pan con tomate y jamón para desayunar. Queríamos acabar la travesía tal y como la empezamos. Movidos, mojados y bien alimentados.

A la llegada, nos esperaban con una cesta de fruta y un rum punch, tal y como estaba previsto. El orden de bajada ha sido, en primer lugar Blas, después Josep Rodes, después Josep Galera y finalmente yo.

Ahora tenemos mucho trabajo. Tenemos que pasar por inmigración, por las oficinas de la marina, por las oficinas del ARC, ver si nos podemos conectar a la electricidad, cómo obtener agua y algunas cosas más. Mucho trabajo. Después de tantos días de paz y tranquilidad, estamos un poco estresados.

Cogemos un avión para Barcelona el próximo viernes. Desde casa ya os escribiremos con más calma.

Gracias por seguirnos todos estos días.

Hasta pronto

 

Las Palmas – Saint Lucia Dia 22

Nuestra posición es 14° 29’ Norte y 58°25’ Oeste. Faltan 150 millas para Saint Lucia.

Ayer por la tarde y durante la noche, los chubascos desaparecieron. En cambio, el viento ha ido subiendo y se ha quedado entre los 22 y 30 nudos. Por ello, las olas son más altas, de unos 5 metros, pero el mar no está desordenado, con olas que vienen de diferentes lugares como días atrás y la navegación, consecuentemente, es más cómoda.

Estas son las condiciones que hemos estado esperando durante días y que nos habrían permitido ir más rápido, como hace 3 años.

El Daruma acelera al bajar las olas y deja una estela blanca. Cuando la ola nos supera, alrededor del catamarán se ven también remolinos de espuma. Nos podríamos pasar horas mirando las olas que llegan por popa y el juego que hacen con el barco.

Durante la noche, hemos dejado el génova por la mitad, para disminuir la velocidad. Si no, llegaremos de noche a Saint Lucia y tenemos ganas de llegar con luz del día. Además, creemos que el rum punch a las seis de la mañana, puede que no nos siente muy bien.

Cada vez vemos más barcos mercantes y veleros. En 24 horas hemos visto un petrolero, dos mercantes y unos cuantos veleros.

Se nota que nos acercamos a tierra. Tendremos que estar atentos al radar y al AIS.

Otro de los síntomas que confirma que nos queda poco para llegar es que hemos iniciado la operación limpieza. Pondremos dos lavadoras con cojines y ahora mismo,  Blas y Josep Galera están limpiando el sofá de la cabina.

Una vez lleguemos nos tocarán las lavadoras de sábanas y limpieza general de cubierta. Queremos causar una buena impresión cuando lleguemos. Vamos lentos, pero como mínimo somos limpios.

Como despedida el Chef nos ha propuesto un arroz con salchicha y carne de cerdo. Pero esta vez, como estamos con la operación limpieza, lo controlaremos. Y es que todo lo bueno que tiene como cocinero, lo tiene también de no mirar demasiado lo que ensucia. No se puede ser perfecto!

A Blas le quedan 24 horas para resolver el cubo de Rubik para no tener problemas con sus compañeros de trabajo, que incluso le han enviado las instrucciones. Et tema no pinta bien Xavi!.

Mañana, esperamos escribir desde Rodney Bay, Saint Lucia, en un ambiente caribeño.

Las Palmas – Saint Lucia Dia 21

Nuestra posición es 14º 43′ Norte y 55º 50′ Oeste. Faltan exactamente 300 millas hasta Saint Lucia.

Las últimas horas las hemos pasado viendo como los chubascos nos llegan por popa. Esto sí que es una navegación atlàntica en toda regla.

La secuencia de los chubascos es siempre la misma. Por ejemplo, a las 4 de la madrugada íbamos navegando con 20 nudos por popa. Por el radar, hemos empezado a ver como se acercaba el chubasco. Cuando faltaba una milla, han empezado a caer las primeras gotas. Unos segundos más tarde, ha empezado a subir el viento hasta 37 nudos.

Cuando el chubasco estaba a punto de pasarnos, el viento ha vuelto a bajar y finalmente se ha quedado en 11 nudos. Después de unos minutos, todo ha vuelto a la normalidad.

El problema de estos chubascos es que todo pasa muy rápido por lo que tenemos que ser muy rápidos y estar muy atentos.

Además, dejan un mar confuso e incómodo, fruto no sólo del chubasco que nos pasa por encima, sino también de los otros chubascos que nos pasan cerca.

Hemos ido recibiendo notícias de los veleros del ARC, para nuestra sorpresa, hay muchos que están teniendo problemas. A parte del Minerva que rompió el palo y del Noah que se hundió, hay otro que ha roto los obenques, que son los cables sujetan el palo. Algunos más, como nosotros, han roto el spinnaker y otro la vela mayor. Otro ha perdido el timón y diversos han tenido problemas de comunicaciones, con la potabilizadora…

Es una travesía exigente con el material, donde se tiene que tener paciencia y cuidar el barco, más que intentar correr.

Seguimos teniendo prevista la llegada a Saint Lucia para el día 13. Ya estamos saboreando el rum punch que nos espera en el pantalán. Si llegamos a primera hora, ya hemos decidido que nos iremos a desayunar a un bar que hay en el puerto. Pasan los días, pasan las millas y nosotros seguimos hablando de comida.

De momento, la pesca la tenemos parada. Nos hemos cansado un poco de comer pescado y si no es para comer no pescamos. El cubo de Rubik, tampoco avanza.

Hasta mañana,

Las Palmas – Saint Lucia Dia 20

Nuestra posición es 14º 59´Norte y 53º 20 ´ Oeste. Faltan 447 millas para llegar a Saint Lucia.

Ayer, como ya os habíamos contado, empezamos el día con un viento demasiado fuerte para llevar el spinnaker. De todas formas, a media mañana aminoró un poco y nos decidimos a ponerlo. Al cabo de tres horas, un chubasco que no parecía demasiado importante intensificó el viento y nos rompió el spinnaker de arriba a abajo. Es una lástima porque era una vela que estábamos utilizando mucho. Cuando lleguemos a Saint Lucia intentaremos averiguar si se puede reparar.

Rápidamente lo recogimos y lo sustituimos por el génova, que es la que ya llevaremos hasta el final de la travesía. Aunque iremos más lentos, seguramente llegaremos el día 13.

El día ha amanecido con el cielo sereno, pero paulatinamente se han ido sucediendo chubascos cada vez más importantes. Hemos pasado en pocos minutos de 16 nudos de viento a 29 nudos y de una mañana soleada a tener lluvias. Hemos recogido un poco el génova y ahora que parece que ya ha pasado, lo hemos vuelto a desplegar del todo.
Estos chubascos son realmente bonitos de ver. Se distinguen perfectamente por la popa, donde se ve una cortina de agua que se acerca. El mar se va llenando de espuma blanca y el viento va aumentando y cambiando de dirección. Una vez que ha pasado, el viento disminuye, la temperatura es más fresca y entonces, poco a poco, todo va volviendo a la normalidad que teníamos antes del chubasco.

Esta mañana también hemos visto por primera vez durante los últimos días un velero que parece que también se dirige a Saint Lucia. Seguramente, a partir de ahora cada vez encontraremos más y tendremos que estar atentos durante las guardias.
Josep Rodes nos ha prometido pollo con piña para comer hoy; un plato con aires tropicales que anticipa lo que nos espera cuando lleguemos a Saint Lucia.

Hasta mañana.

Las Palmas – Saint Lucia Día 19

Nuestra posición es 15° 08 N y 50° 23 Oeste. Faltan 615 millas para llegar a Saint Lucía.

Ayer volvimos a navegar todo el día con el spinnaker, haciendo una muy buena velocidad. Como cada día, al oscurecer lo cambiamos por el génova. Durante la noche, el viento ha ido subiendo y ahora mismo, seguimos con el génova, con 22 nudos de viento y una velocidad de unos 7 nudos. Hace demasiado viento para ir tranquilos con el spinnaker. Esperaremos a mediodía para ver si baja un poco y si no, continuaremos con el génova.

El mar ha subido y las olas ahora mismo ya tienen entre 4 y 5 metros. Algunas traen un hilo de espuma blanca y al pasar por debajo el casco del catamarán, hacen un ruido como de un trueno. Cuando se acercan por la popa, si son bastante altas, podemos ver el sol a través de la punta de la ola, y los colores son increíbles, de un azul turquesa muy luminoso que contrasta con el azul oscuro del resto del mar.

Cómo que ya falta poco, hemos empezado a hacer cálculos sobre la llegada y probablemente, llegaremos el día 13 por la mañana. Todavía falta mucho, pero aquí en el atlántico, las condiciones de viento en dirección y velocidad son mucho más estables que en el mediterráneo, y la previsión mucho más fácil y fiable. Por lo que esperamos continuar con el viento que tenemos hasta el final.

La noche ha sido muy estrellada. Hemos vuelto a ver muy clara la cruz del sur por la banda de babor, y la polar por la banda de estribor. Sólo con estas dos referencias, ya sabemos que llevamos el rumbo correcto. Aquí, como no hay contaminación atmosférica ni lumínica, el cielo por la noche es impresionante.

Otra cosa que también ha cambiado son los chubascos típicos de esta zona. Esta noche ha descargado uno a 1 milla por la proa, que no nos ha afectado por poco. No hemos encontrado ninguno que haya hecho variar el viento de forma importante. En la travesía de hace 3 años, los teníamos que vigilar constantemente porque hacían rolar el viento e incrementarlo en 10 o 15 nudos.

Hoy todavía no hemos decidido que haremos para comer. El chef, Josep Rodes, todavía está desayunando y esperaremos un poco para empezar a hacerle presión sobre el tema.

El cubo de Rubik, igual. Blas se queda a 3 cuadrados de acabarlo.

Hasta mañana

Las Palmas – Saint Lucia Día 18

Nuestra posición es 15° 17’N y 47° 30’O. Faltan 784 millas para llegar a Saint Lucia.

Ayer por la tarde el viento fue bajando tanto que tuvimos que quitar el spinnaker, no aguantaba. Durante toda la noche, en cambio, ha vuelto a subir y hemos vuelto a ponerlo, vamos a casi 8 nudos de velocidad con un viento de 18 nudos. A ver si esta subida es definitiva y se mantiene hasta que lleguemos.

Evidentemente, este cambio también lo notamos en el mar, que está más movido. Nos llega por popa la ola que provoca el viento y por el través una ola alta y más larga, que suponemos es debida a alguna depresión que tenemos más al norte.

Per la tarde, pescamos un atún que pesaba 2 kg y 750 gramos en la báscula que lleva Blas. Esa será nuestra comida de hoy, un marmitako para 8 personas.

Continuamos cada mañana sacando los peces voladores de cubierta. Esta mañana hemos contado 12 peces de un tamaño considerable. Blas, parece que ha firmado una tregua y no ha padecido más ataques.

Ya han empezado nuestras apuestas sobre el día y hora de llegada, que marcaran el orden de bajada a tierra. El primer puesto lo tiene reservado Josep Rodés, ya que fue el primero en divisar una ballena, aunque hay discrepancias en cuanto a dar por válido el hallazgo ya que no había igualdad de condiciones. Josep Galera, no llevaba puestas las gafas. Por ahora parece que los que tienen más números para ganar son Blas y Josep Rodés.

Si la bienvenida a Saint Lucia es como hace tres años, nos estarán esperando con una cesta de fruta, una botella de Ron y un vaso de rum punch para cada uno, sea cual sea la hora de llegada.

Mañana os continuamos explicando más cosas.

Las Palmas – Saint Lucia Día 17

Nuestra posición es 15° 22’ N y 45° 03’O. Faltan 930 millas para llegar a Saint Lucia. En este momento, volvemos a navegar con el spinnaker, igual que ayer. Tenemos un viento flojo de 12 nudos, que nos llega por popa y hace que la navegación sea muy tranquila.

Hace un par de días, sufrimos el primer accidente a bordo. No os asustéis, no pasó nada grave. Podríamos explicar una versión heroica donde salvamos a un barco in extremis, pero la realidad es más sencilla. La historia tiene que ver con la presbicia.

Resulta que Josep Rodés llevaba las gafas de leer levantadas en la frente, las gafas de cerca, vamos. Calculó mal la distancia y al pasar por debajo de la botavara se las clavó en la frente. Se hizo dos pequeñas rascadas.

Inmediatamente nos movilizamos todos con ganas de utilizar el botiquín que llevamos. Y entre bromas, unos proponían poner grapas, otros una anestesia local y un par de puntos… finalmente un poco de betadine y esparadrapo han sido suficientes.

Ayer también vimos delfines surfeando las olas. Como dice una de nuestras más fieles seguidoras, María Victoria, eso quiere decir que nos llegará el viento. Esperemos que así sea, pero que no se pase.

Para comer, ayer hicimos Lomo al estilo Rambler. El Rambler es un barco que ha ganado la regata ARC de este año, estableciendo un nuevo record. Es un velero impresionante, que lleva 18 tripulantes. Y, 18 son justamente las almendras que lleva la picada que acompaña al lomo que hicimos. O sea, que de aquí viene el nombre del Lomo al estilo Rambler. Seguro que ellos, a la velocidad que iban, no han comido nada tan bueno en toda la travesía.

De momento, parece que Blas ha firmado una tregua con los peces voladores, esta noche no le han atacado, puede que sea porque no ha hecho guardia nocturna, veremos esta noche.

Hasta mañana,

Las Palmas – Saint Lucia Día 16

Nuestra posición es 15º 17´N y 42º 40´O. Ayer navegamos todo el día con el spinnaker, haciendo una buena velocidad. Al oscurecer, por precaución lo cambiamos por el génova, aunque supusiera ir un poco más lentos.
Esta mañana a primera hora, lo hemos vuelto a poner y ahora mismo llevamos una velocidad de 6 nudos con un viento real de 11 nudos que nos llega por popa. La previsión es que el viento no bajará más. Al contrario, los próximos días ira subiendo hasta alcanzar los 20 nudos.

Hoy volvemos a tener un día de sol que tomar la altura del sol y determinar nuestra posición. Ahora mismo Josep Galera está haciendo los ajustes del sextante.

La vida aquí continua tranquila, aunque la noche se transforma debido a los peces voladores, que se han convertido en un peligro. Cuando Josep Galera estaba haciendo su guardia, unos de los peces ha ido a parar a la bolsa donde guardamos las latas para reciclar. El ruido que hacía el pez dentro de la bolsa era impresionante, en medio de la oscuridad donde todo parece más grande, el susto ha sido considerable ya que parecía que hubiéramos perdido un motor o que hubiéramos enganchado algo.
El tema más preocupante es el imán que tienen Blas con los peces, que lo buscan. El otro día, como ya os explicamos, le cayó uno encima y hoy, cuando estaba en el baño, le ha entrado uno por la ventana de arriba. Una ventana que no debe hacer más de 20×20 cm, vamos que si lo quieres hacer voluntariamente, no lo consigues. A partir de ahora le hemos sugerido al Blas que se ponga casco para ir al baño y para hacer las guardias.

Con toda esta psicosis de los peces (birds en versión Histchcock ), Josep Rodes insiste en poner la peli de Alien después de cenar. El resto nos hemos negada hasta que el tema peces calme un poco.

Por lo demás, seguimos comiendo bien y el cubo de Rubik sigue en parada temporal.

Ya hemos puesto una botella de cava en frío para cuando bajemos de las 1000 millas, que será esta noche.

Hasta mañana.

Las Palmas – Saint Lucia Día 15

Nuestra posición es 15° 20’ N y 40° 15’O. Esta mañana por primera vez en muchos días, hemos visto el sol. Todavía hay bastante nubes y nos ha caído una lluvia fina, pero al final, tenemos un poco de sol. También se nota en la temperatura, que ha subido respecto a días anteriores.

El viento sigue siendo flojo, de unos 18 nudos de popa. Ahora mismo, hemos subido el spinnaker y estamos haciendo puntas de velocidad de 8 nudos y medio, aunque nos mantenemos en unos 7,5 nudos de media. Si podemos mantener esta situación, avanzaremos unas cuantas millas.

Hace ya unas horas que tenemos cerca un catamarán llamado SIMPATIC. Mirando en el AIS, nos ha parecido inglés, pero por el nombre, el tema parecía sospechoso. Finalmente, esta mañana lo hemos contactado por radio y después de hablar un rato con él en inglés, nos ha preguntando de dónde éramos. Al decirle que éramos de Barcelona, se nos ha puesto a hablar en catalán. Resulta que el patrón es de Mataró y hacen la travesía hasta la isla de Guadalupe. Van muy tranquilos, como nosotros.

Hoy todavía no hemos decidido el menú. Con el trabajo de subir el spinnaker, los desayunos y las bromas por radio, todavía no hemos tenido tiempo de hablarlo.

Otra de las tareas, que os he comentado, que hacemos cada mañana es recoger a los peces voladores que han caído en la cubierta durante la noche y devolverlos al mar. Hoy han sido 14 peces. Esta noche, cuando Blas hacía su guardia y estaba estirado mirando las estrellas, le ha caído un pez volador encima. El susto que se ha dado os lo podéis imaginar. En medio de una oscura noche sin luna, con la tranquilidad del ruido del mar, de repente notas que una cosa te cae encima y te empieza a dar golpes de cola para volver al mar. Yo cuando estaba durmiendo, he tenido que cerrar la ventana al oír que un pez volador caía muy cerca y casi ha entrado en el camarote.

De momento, el cubo de Rubik está abandonado. También hemos decidido dejar de pescar de momento. Tenemos un dorado y un atún en la nevera que todavía no nos hemos comido.

Hasta mañana

Las Palmas – Saint Lucia Dia 14

Nuestra posición es 15° 18’N y 37° 40’O. Seguimos con mucha tranquilidad, a rumbo 270 directos a Saint Lucia. Tenemos un viento de unos 15 nudos del Noreste que nos hace avanzar poco a poco.

Ayer vimos 2 barcos en el sistema AIS. El primero, un catamarán de 48 píes que también participa en el ARC, el Sunday Kinga. El catamarán iba a unas 6 millas delante nuestro. Y por nuestra amura de babor, es decir, un poco a la izquierda de la proa, en rumbo casi de colisión, venía un pesquero japonés, el Sumiyoshi Maru, de 167 píes de eslora.

Per precaución, ya que nunca se sabe si un pesquero va arrastrando redes o líneas de pesca, lo llamamos por la radio para quedar de acuerdo por donde lo pasábamos. Después de diversos intentos sin respuesta, empezamos a pensar que no habia nadie de guardia.

Cuando el pesquero estaba a 6 millas de distancia, decidimos contactar por radio con el catamarán Sunday Kinga, que en ese momento estaba pasando al pesquero por estribor. Le pedimos que mirara si veía alguna cosa que hiciera pensar que el pesquero arrastraba alguna red o línea de pesca, y se ofreció a contactar con él.

Cuando el Sunday contactó con el pesquero, la respuesta fue inmediata. En inglés le preguntaron si llevaba redes o líneas. El señor del pesquero, que parecía muy amable, deducido por las risas esporádicas que oíamos, contestaba en un perfecto japonés o esto es lo que pensamos ya que nos recordó al Doreamon en versión original, aunque de tanto en tanto decía YES.

La sorpresa fue que a cada frase que decía el pesquero, el Sunday Kinga le contestaba traduciendo lo que decía y después haciéndole la pregunta. Qué suerte la nuestra, encontrar un traductor simultáneo en medio del océano. Increíble. Al final, después de dar las gracias al Sunday Kinga por la comunicación i la traducción, y de reír un poco de la situación, variamos nuestro rumbo para pasar por la proa del pesquero, ya que, confirmado llevaba largas líneas de pesca de atún.

Al cabo de poco rato, encontramos una boyas de pesca mal señalizadas que casi nos comemos. Mirando la carta, hemos encontrado unos bajos de 100 metros de profundidad por nuestro lado. Seguro que esta es una zona de pesca, aquí en medio del océano.

Después de esta aventura con buen final, la noche ha continuado tranquila. Esta mañana me he despertado pensando en desayunar pan con embutido cuando me ha llegado un aroma de chocolate desecho que estaba preparando Josep Rodés. Hoy es domingo, ha dicho.

Después de pensar un poco, he decidido desayunar el pan con embutido y después el chocolate desecho. Aquí en el mar no se puede despreciar nada!.